LAPICES ACUARELABLES FABER CASTELL

Todos estamos acostumbrados a las acuarelas en pastilla que seguramente usábamos de pequeños. Solo necesitábamos papel, un bote con agua y unos pocos colores para dejar volar la imaginación. Los lapices acuarelables son otra forma distinta de pintar utilizando esta técnica. En este caso, la acuarela viene prensada y envuelta en madera, en forma de lapicero.

Una manera distinta de pintar con acuarela, muy divertida y creativa. La marca Faber Castell ofrece este tipo de lápices en distintos estuches que se adaptan a las necesidades de cada pintor.

¿Los quieres? Al final de este post encontrareis algunos enlaces a distintos estuches.

Mi estuche de lapices acuarelables

Este estuche metálico de la marca Faber Castell contiene 24 lápices acuarelables hexagonales. Ofrece distintos tonos de amarillos, rojos, verdes, azules y marrones. En mi opinión, más que suficientes para ponerse a pintar nada más abrirlos.

Hay otros estuches, de 12, 36, 60, 72 y 120. Pero si, como yo, quieres empezar a usar acuarelas; este estuche de 24 me parece que es la mejor opción. ¿Por qué? Pues porque con un estuche de 12 lápices quizá te puedes quedar corto de colores. Mientras que con uno con más colores es muy posible que no los aproveches todos.

La calidad de estos lápices está a la altura de las expectativas. Las minas son blandas pero resistentes. Los colores son muy intensos y con un trazo muy suave. Hay que señalar, que los mejores resultados se obtienen en un papel adecuado para acuarela.

Si que he tenido problemas al sacarles punta, debido a su forma hexagonal. Los sacapuntas pueden destrozar la madera, por lo que recomiendo afilarlos con un cúter.

Como usar los lapices acuarelables

La forma de usar los lápices acuarelables es muy sencilla. Pintamos con lapicero directamente sobre el papel. Dependiendo de la presión que ejerzamos añadiremos más o menos pigmento. Los colores pueden mezclarse para conseguir nuevos tonos o efectos.

Para que se convierta en acuarela, humedecemos un pincel en agua y lo pasamos por el papel. El pigmento se disolverá y se comportara como si fuese acuarela. Dependiendo de cuanto pigmento hayamos aplicado en el papel y la cantidad de agua que usemos, el efecto que se produzca será distinto.

Con esto se pueden conseguir efectos de color impresionantes, mezclándolos unos con otros con unas pocas pinceladas. Además, una vez que el papel esté seco, puedes volver a aplicar pigmento con el lápiz y volver a pasar por el pincel, para añadir más color, repasar algún detalle o simplemente mejorar alguna zona.

¿Qué pasa si no aplico un pincel húmedo?

No hay problema. Puedes hacer dibujos a color como si fuesen lapiceros normales. Los colores lucirán igual de bien, aunque para este tipo de dibujos hay otras opciones mejores.

Videos

Una  imagen vale más que 100 palabras. O eso dicen. Así que para que comprobéis lo que se pueden hacer con los lapices acuarelables aquí os dejo unos vídeos. En el primero utilice la función de acuarela. Mientras que en el segundo no aplique un pincel húmedo.

Recordad que en mi canal de Youtube encontrareis muchos más vídeos de mis dibujos.

¿Los quieres?

¿Te gustan y te querrías tener un estuche con lapices acuarelables? Hay muchos, aquí tienes algunas sugerencias.

                                               

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies